viernes, 27 de marzo de 2009

Curiosidades niponas: el gusto

Sentido del gusto: los japoneses tienen el mismo sentido del gusto que las urracas, de las que se dice aman lo brillante. Además aman ponerle cosas a bolsos, celulares y carteras, ¡hasta el punto que hay adornos de celular más grandes que el propio teléfono! Generalmente en la calle se puede oír cascabeles por todos lados: son los adornos estándares de los monederos, que también se pueden colocar en las carteras. Que también son una cosa curiosa, porque no he visto japonesa con una sola cartera en la mano: siempre llevan una cartera y una bolsa de tela de forma muy sencilla (que yo creo es la bolsa donde llevan la comida), pero es muy frecuente verlas cargar bolsas de papel rígido de alguna tienda topísima, por cuyas marcas sienten predilección. En cuanto a la ropa, o es extravagante y completamente llena de adornos, colores, letreros, rayas (y si es lisa, es que se supone que se coloca con otra pieza que rellena esta aparente simplicidad) o es un traje sastre negro/gris oscuro con una camisa blanca, el uniforme oficial de las "office ladys" (la definición dice que son mujeres oficinistas, aunque a estas alturas, ¿qué trabajo no se lleva a cabo en una oficina? Sin embargo, visten todas iguales incluidos los zapatos: casi todas usan los mismos tres modelos).

Debo reconocer, en todo caso, que semejante gusto es el que les permite combinar colores y figuras de formas increíbles logrando unos templos de una maravilla difícilmente igualable. Si fueran tan conservadores en la elección de los colores como nosotros, probablemente hubieran salido cosas tan sombrías como las iglesias que se construyeron hasta mediados del siglo pasado, oscuras y tenebrosas, llenas de estatuas que mostraban los horrores del sufrimiento del mal y el pecado. Yo prefiero estos templos de lejos, incluso los más austeros.

A propósito de las tiendas de marca, parece que las japonesas en general enloquecen por cosas como Chanel, Luis Vuitton, Dior y demases. Se dice por allí que un número considerable de escolares, me parece recordar cercano al 30%, ha 'trabajado' como acompañamiento de hombres adultos para conseguir la plata para comprar estos bolsos (que a mí me parecen horribles: no sé cómo alguien podría gastar en el feísimo diseño típico Vuitton. Yo una vez tuve una imitación china, pero eso fue porque era la única cartera de la chinería que costaba 5€ y yo quería el almacenaje, no el diseño). Al ver a las japonesas en la calle, sorprende el nivel adquisitivo que tienen, porque creo que nunca he visto una chilena con una bolsa Dior/Chanel en mi vida (fui a buscar a Google porque me asaltó la duda de que existieran tales tiendas y parece que la razón para nunca haber visto una bolsa es que en Chile no existen) me corrijo, nunca he visto una chilena con una bolsa top y acá es de lo más común, además de ver por todos lados el jodido diseño Vuitton.